28 noviembre, 2016

Cloradores salinos

Las partes fundamentales de un clorador salino son:

Célula electrolítica bipolar

Con la célula bipolar se consigue un rendimiento superior al de la célula monopolar convenci

onal, ya que en una célula bipolar un electrodo emite y absorbe carga del mismo signo simultáneamente. De esta forma una de las superficies del electrodo se comporta como cátodo y la otra como ánodo durante un mismo ciclo de polaridad. En una célula bipolar se obtiene una distribución de corriente mucho más eficiente que genera mayor cantidad de cloro por amperio. Este mayor rendimiento electrolítico sumado a la mayor eficiencia de las fuentes de alimentación conmutada, dota a los equipos de un rendimiento total muy superior al de un clorador convencional.

Vaso de la célula

Fabricado en policarbonato transparente,disponde de forma de “T” para permitir una fácil instalación y una rosca bi-material que mejora el agarre.

Cuadro de mando

Dispone de pantalla LCD y teclado para controlar susfunciones. Aloja la fuente de potencia co
nmutada. Ésta presenta un rendimiento muy elevado, con lo que sus cloradores consumen menos electricidad y producen más cloro.El diseño tradicional de un convertidor lineal AC – DC (rectificador) utiliza como componente principal un transformador que funciona a la frecuencia de la red (50 Hz). Ello implica un tamaño grande de este componente cuyo peso y volumen pueden ser considerables, especialmente si se utiliza en aplicaciones de potencia. A la salida del transformador la señal alterna de bajo voltaje es filtrada mediante diodos, con sus inherentes pérdidas por calor, y por último, filtrada utilizando grandes condensadores e inductores.

Instalación

La instalación no requiere obras ni sustitución del equipo depurador existente.

La instalación consiste en colocar el vaso de la célula en el circuito de retorno de la piscina, siendo el último elemento por el que pasa el agua antes de volver a la piscina.
La segunda parte, consiste en la instalación del cuadro de mando utilizando el soporte y los tornillos suministrados en un lugar de fácil acceso y lectura. El cuadro de mando deberá situarse a 1,5 metros como máximo de la célula electrolítica y protegido de posibles inundaciones y salpicaduras de agua.